Intimidad y encierro.

La cuarentena sigue siendo una constante en nuestras vidas. Generar encuentros o espacios de intimidad resulta todo un desafío, especialmente para aquellos que tienen hijos pequeños que requieren atención o viven con adolescentes súper conectados o aburridos.


La situación económica compleja ha obligado a que muchos prioricen otras necesidades, como la seguridad laboral y la generación de recursos. Si a ello le sumamos la depresión, la angustia, la ansiedad y los miedos propios de este escenario es bastante obvio pensar que todo esto ha tenido un efecto negativo sobre el deseo de intimar para la gran mayoría de las personas.


El gran tiempo de encierro que llevamos y que se ha ido prolongando, pudo incrementar ciertas disfunciones desarrolladas previamente a la pandemia, como el caso de E.Precoz y que deterioran la calidad y la relación de pareja.


¿Qué hacer? 😃

✅ Los expertos coinciden que uno de los factores principales para superar esto es la comunicación abierta, franca y directa: hay que hablar más de sexualidad y verla como un aspecto importante de la vida. En el caso del desarrollo de ciertas patologías o disfunciones, hay que acudir a un experto para recibir el tratamiento adecuado. (www.unodecadacuatro.cl)


✅ La OMS ha sugerido que una forma segura de tener una vida sexual plena en estos tiempos es uno mismo, apuntando al autoconocimiento, a la masturbación. Sin verlo como algo pecaminoso, sino una práctica que tiene grandes beneficios: conocimiento de uno mismo, reduce la ansiedad y el estrés.


✅ El placer y la felicidad están más ligadas de lo que se cree, ya que durante las relaciones íntimas, se liberan endorfinas y ciertas hormonas que producen una sensación de felicidad. La idea es que cada acto, ya sea con penetración o no, sea satisfactorio y una forma de comunicación, de afecto y cariño. Más aún si debemos continuar confinados importante se vuelve practicar la paciencia, el humor y la empatía.




2 vistas

Entradas Recientes

Ver todo